viernes, 28 de noviembre de 2014

Dalet

La cuarta letra del alfabeto hebreo, Dalet, significa: puerta, portal.
El primero de los senderos horizontales que une a Jojmá (tu Sabiduría) con Biná (tu Inteligenica), marca la primera tríada, la del Mundo del Espíritu y donde aún percibimos la energia de forma sublime.
Dalet nos permite mover entre esas dos formas de mente superior.  Imagina por un momento una persona que es extremadamente sabia, pero no es lo suficientemente inteligente para expresar de forma práctica aquello que sabe.  
Por otro lado, imagina a alguien extremadamente inteligente, pero que no tiene la sabiduría para saber cómo sus acciones afectan a otros.
Por esto, Dalet nos invita a ser muy conscientes de este equilibrio necesario entre aquello que se sabe y cómo se utiliza.  Por ello, vivimos diferentes rituales de paso, que nos llevan de un estado de consciencia a otro continuamente.  A veces nos damos cuenta de ello.  A veces, no.  
Los rituales son menester de este sendero... cuando cruzamos el umbral de una puerta, jamás somos iguales a cómo éramos antes.  Vivimos un continuo proceso de evolución.  
Esos rituales varían en su intensidad, en su significado.  Pero veamos algunos...
Tenemos los rituales cotidianos:  levantarnos, lavarnos la cara, el baño, el des-ayuno, el cafecito de la mañana, lo que sea que marque la diferencia entre estar en un estado somnoliento o dormido a uno de consciencia para el día que nos espera.  Y así durante el día puedes recordar la cantidad de cosas que haces que marcan un antes y un después.
Luego, otros...
En las diferentes religiones y culturas hay rituales que marcan procesos claros en nuestras vidas:  los sacramentos como el bautismo, el matrimonio, o el Bar Mitzvah, etc, todos allí para marcar un antes y un después.  Seguramente puedes recordar los diferentes eventos importantes en tu vida, cómo se celebraron y cómo te prepararon para una nueva etapa. 
Cuando trabajamos con el proceso de Consciencia de Completitud les pido que tomen consciencia de cada puerta que atraviesan.  Desde esas cotidianas hasta las más grandes... y por supuesto, ¿qué pasa con esas puertas que no nos atrevemos a cruzar?  ¿qué creemos que podemos ganar?  ¿qué creemos que podemos perder? 

Elisabeth Tepper Kofod
28 de noviembre de 2014
elitepperk@gmail.com
+34 667 84 68 62


Si te interesa participar en el proceso de Consciencia de Completitud con el Arbol de la Vida, comunícate conmigo a elitepperk@gmail.com.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Guimel

La tercera letra del alfabeto hebreo.  Su significado: Camello. 
Guimel - el sendero entre
Kéter y Tiferet

Cuando tenemos a Guimel en nuestro nombre, que en español suena a "g" tenemos la tendencia natural de saber hacia donde vamos.  Como el camello, el barco del desierto, que sabe exactamente donde está el oasis en medio de la desolación, Guimel nos ayuda a reconocer que siempre hay luz al final del túnel.Otra de sus cualidades, la elegancia que tiene de levantarse, nos recuerda la gracia que implica la responsabilidad de cargar con aquello que nos corresponde.Y por supuesto, sus jorobas que contienen todo lo que necesita para sobrevivir al menos dos semanas en el desierto, sin alimentos y sin agua.  Sus jorobas, como Daat (la Sefirá del conocimiento) que se encuentra en el medio de este sendero, nos recuerda que podemos tener acceso a toda la información que necesitamos para avanzar hacia nuestro destino.  No hace falta saberlo todo, no hace falta conocerlo todo, solo saber que todo está y ya, y cuando realmente lo necesitemos, tendremos acceso a ello.  Daat es la Sefirá que más relaciono con todos los registros de nuestras vidas, pasadas, presente, futuras. También es conocida como la Sefirá oculta.  Sabiendo que la información está, y aunque trabajo con Regresiones y Constelaciones Familiares, también reconozco que no hace falta estar revisando continuamente el pasado y mucho menos, buscar en el futuro lo que no está en el presente. Cuando es necesaria, esta información aparecerá, y el terapeuta perfecto aparecerá.Digo esto, no solo por el trabajo realizado con decenas de personas y la Consciencia de Completitud con el Árbol de la Vida, sino por mi propia experiencia personal.  Durante años estuve buscando la oportunidad de hacerme una Constelación Familiar, de estudiarla y solo en el momento perfecto, más de 4 años después apareció esa oportunidad, y además era el momento perfecto, cuando yo tenía la madurez para ver lo que necesitaba ver y seguir adelante.Todo ocurre exactamente cuando tiene que ocurrir y de la forma en que tiene que ocurrir.Al reflexionar con Guimel en nuestra vida podemos tomar consciencia de que nuestra Alma, el Espíritu nos lleva en el camino correcto, que es sumamente importante cumplir con nuestras responsabilidades y que todo llega cuando tiene que llegar.
Elisabeth Tepper Kofod
07 de noviembre de 2014
elitepperk@gmail.com
+34 667 84 68 62

viernes, 24 de octubre de 2014

Bet

La segunda letra del alfabeto hebreo.  Su significado: Casa.  
Bet en el Árbol de la Vida
Entre Kéter y Biná

Cuando lo estudiamos en el Arbol de la Vida, la letra Bet se encuentra entre las sefirot de Kéter (Corona) y Biná (Inteligencia) y está relacionada con la sensación y la certeza de estar en el hogar.

Por lo que he observado al realizar el trabajo de Consciencia de Completitud, cuando tenemos a Bet en nuestro nombre (B o V) tenemos la certeza de saber dónde y con quien estamos en casa.  Sabemos que se trata de algo más allá de la casa material, es la sensación de hogar, y esto lo podemos sentir en la soledad de un parque o en nuestra habitación.

Cuando reconocemos la energía de Bet, podemos recordar todos esos lugares en los que nos sentimos completamente en casa.  

Al reflexionar sobre Bet en nuestra vida, podemos reconocer la presencia continua del Creador en nosotros, podemos también agradecer por nuestro cuerpo físico, hogar de nuestra esencia y vehículo para nuestra expresiòn.

Elisabeth Tepper Kofod
24 de octubre de 2014
elitepperk@gmail.com

martes, 5 de agosto de 2014

¡Cuando hay inspiración!

De izquierda a derecha de pie: las facilitadoras Elisabeth y Gisela,
participantes Diana, Ana Carolina, Nilda, Isabel, Grace
Abajo: Betzi, Maritza, Claudia, Claret y Boris
¡Gracias por su buena vibra, pasión y sabiduría!
El pasado fin de semana, Gisela García y yo (Elisabeth Tepper) facilitamos el taller EL PROCESO CREATIVO UTILIZANDO MANDALAS Y EL ARBOL DE LA VIDA.
Cada quien, incluyéndonos, trabajó sobre su proyecto personal y lo fue plasmando, poco a poco, en cada Sefirá del Arbol de la Vida, con un Mandala especifico para la energía de su proyecto.
Solo queda dar las gracias una vez más a cada uno de los participantes de este taller.
Hubo momentos ligeros, otros muy intensos, en los que la energía de las Sefirot nos tambaleó solo para decirnos... los límites son necesarios para avanzar, los ajustes permiten que la inspiración Divina se exprese en su mas grande esplendor.
¡Que Dios bendiga cada uno de sus proyectos para beneficio de ustedes y de todos los que los rodean!
Hasta la próxima
Elisabeth Tepper Kofod
Facilitadora de Procesos de Transformación

Para más información, puedes escribir a elitepperk@gmail.com 



miércoles, 9 de julio de 2014

El Proceso Creativo, Utilizando Mandalas y el Arbol de la Vida


En Caracas, 02 y 03 de agosto, 2014

de 9am a 5pm

Lugar: El Cafetal, Caracas

Facilitado por:

Elisabeth Tepper Kofod y Gisela García

¿DE QUÉ SE TRATA ESTE TALLER?

El Árbol de la Vida es un modelo de organización del proceso creativo desde la intención inicial hasta su materialización o concreción.  Recuerda por un instante todas tus creaciones, comenzaron con una idea, una inspiración y luego, poco a poco, a la velocidad y al ritmo que correspondía, siempre que estuviera en orden para tu vida, se concretaba.
Y los Mandalas, que combinan geometría, colores y números, círculos sagrados que han sido utilizados desde tiempos remotos como imágenes de meditación y concentración, son utilizados también como mapas mentaler y anclas visuales de las metas que deseamos lograr.
Gisela y Elisabeth han combinado su experiencia y trabajo en estos campos milnarios para ofrecer este taller que tiene como finalidad guiar al participante en el diseño del proceso creativo de un proyecto personal.  (Esto es también aplicable a los proyectos de grupos u organizaciones).

Durante el taller, cada participante tiene la oportunidad de profundizar en la esencia de su proyecto, y a partir de allí, visualiza y define  como los diferentes aspectos del Árbol de la Vida (sabiduría, inteligencia, gratitud, rigor, belleza, intuición, comunicación, fundamento) se desarrollan alineados a esa esencia para expresarse en su mundo.  

Elisabeth y Gisela les guiarán en la definición de cada uno de esos pasos, respetando siempre la individualidad de cada participante.

Este es un taller práctico, en el que el participante además podrá reflexionar profundamente acerca de la forma en que ha diseñado sus creaciones hasta ahora y la posibilidad que se abre para él o para al combinar arte y sabiduría.


TU INVERSIÓN

Antes del 26 de julio: Inscripción Bs. 600 más Bs. 2400 = Bs. 3000
Entre el 27 de julio y el 01 de agosto: Inscripción Bs. 600 Bs. 2700 = Bs. 3300
En puerta, el 02 de agosto: Inscripción Bs. 600 Bs. 3000 = Bs. 3600

PUEDES CONFIRMAR TU PARTICIPACIÓN AL REALIZAR TU TRANSFERENCIA O DEPÓSITO:

BANCO MERCANTIL.  Cuenta Corriente No. 0105-0145-85-1145026168 a nombre de Gisela García, C.I. 6.558.894. Recuerda confirmar tu depósito vía e-mail.



¿QUIÉNES SOMOS?

Elisabeth Tepper Kofod se describe como Facilitadora de Procesos de Transformación. Utiliza su formación y experiencia como Master Practitioner, Trainer y Coach con Programación NeuroLingüística (PNL),Trainer de Genuine ContactTM, Consteladora Familiar y Facilitadora de Alto Impacto, además de estudiar Tarot y Kabalah por más de 22 años,  para brindar a sus clientes la oportunidad de reconocerse como seres completos y maravillosos.  Elisabeth se dedica a dictar sus cursos y talleres en sus diferentes áreas de experiencia: Tarot, PNL, Arbol de la Vida, Constelaciones Familiares.  Y como terapeuta y coach facilita procesos de transformación individuales y organizacionales.

Gisela García es Diseñadora Gráfica e Industrial, Artista Plástico, Practitioner de PNL.  Trabaja con Arteterapia basándose en los Mandalas como herramienta para el autoconocimiento y el desarrollo de potencialidades.  Desde hace 14 años se dedica a dictar talleres y diseñar productos artísiticos místicos. También ha estudiado el Árbol de la Vida, Tarot y Geometría Sagrada.


Juntas han creado y facilitado talleres uniendo sus diferentes recursos y habilidades; y ahora ofrecen este nuevo taller  para el diseño de proyectos, utilizando el proceso creativobasado en el Árbol de la Vida, la Geometría Sagrada y los Mandalas.





Para más información, por favor llama o escribe a: 

Gisela García: mandalamistico@gmail.com  
Elisabeth Tepper Kofod: 0424 256 5855  elitepperk@gmail.com

jueves, 8 de mayo de 2014

Alef

La primera letra del alfabeto hebreo.  Y como todas las letras hebreas, éstas tienen un significado.  En este caso, el buey.
Según Wikipedia:
Alef en el Arbol de la Vida
Entre Kéter y Jojmá
"La álef o alef (también aleph) es la primera letra del alfabeto hebreo. Equivale a la letra fenicia ʾalp (��‏), al igual que letra griega alfa (A, α), la A del alfabeto latino y a su equivalente cirílico. El término álef significa «buey», por lo que seguramente la letra proviene de la letra egipcia hierática que representaba dicho animal (la cabeza con los dos cuernos)."
Cuando lo estudiamos en el Arbol de la Vida, esta letra se encuentra entre las sefirot Kéter (Corona) y Jojmá (Sabiduría) y está relacionada con la fe, con nuestra capacidad de confiar en algo más grande que nosotros.
¿Por qué el buey?
Cuenta la leyenda que hace mucho, mucho tiempo, éramos nómadas y no sabíamos sino luchar y escondernos para sobrevivir, casábamos y recogíamos para comer.  Cuando comenzamos a domesticar a los animales, comenzó también nuestra vida un poco más sedentaria, aprendimos a arar el campo, a cultivar, a sembrar y así el buey nos ayudó a tener una mejor vida, y además, a tener el tiempo necesario para darnos cuenta de que realmente existe algo superior a nosotros, algo o alguien (Dios) que hace posible la vida, por fin tuvimos tiempo para reflexionar, e incluso para registrar lo que nos sucedía.
Alef, por lo tanto, marca el inicio de la civilización.
Cuando tenemos a Alef en nuestro nombre, damos por sentada nuestra relación con Dios.  Cuando no, nos cuestionamos esa relación, nos preguntamos, ¿de verdad que exi
ste Dios?
Al reflexionar sobre Alef en nuestra vida, podemos reconocer la maravilla de la creación, la expresión sin duda de la Sabiduría Divina.
Elisabeth Tepper Kofod
08 de mayo de 2014