Maljut


Ahora la energía va tomando otra forma… de Kéter, energía pura de intención e inspiración, ésta comienza a condensarse, pasando a Jojmá, y de Jojmá a Biná.  Pasando por Daat para llegar a Jésed, y de Jésed a Gueburá, de Gueburá a Tiferet a Netzaj, para entrar en Jod y finalmente materializarse en Maljut:

 “Un ejemplo del paso del Rayo Luminoso a través del Árbol de la Vida puede verse en el proceso de escribir un libro.  Keter es la Corona, el principio creativo. La idea se concibe en Jojmá. Como visión puede ser muy poderosa, la semilla de una gran novela, pero en Jojmá no es más que una vaga idea, potente pero sin forma, que después de un largo periodo comenzará a formularse en Biná. ¿Quizá quedaría mejor como obra de teatro? ¿O tal vez como guión cinematográfico? ¿O como un cuento corto y preciso?  El tiempo y el principio de la Sefirá receptiva superior de Biná le darán forma, digamos que de un libro de extensión media, centrado sobre una situación particular en la cual habrían de participar determinados personajes.  En este punto puede permanecer durante muchos años en la mente del escritor, y a lo mejor no se escriba nunca. Pero un día puede consolidarse en una entidad definida con un gran diseño.  Esto es Daat, el Conocimiento.  A partir de este momento se inicia un proceso nuevo que algunos escritores llaman “cocinar”. Esta incubación es seguida de la acción de gestación jesédica caracterizada por el gran crecimiento y la gran expansión. Las situaciones se van acumulando, fragmentos de conversaciones se entrometen en la conciencia del escritor, los personajes se desarrollan por si mismos y la historia llega a colmar el vaso y desbordarlo. Es aquí en Jesed, donde el escritor debe tener cuidado o perderá por disipación mental todas las ideas que habitan en su interior.  Digamos que comienza por escribir un boceto, anotando las fuerzas creativas en él. Sin embargo, debe juzgar y rectificar repetidamente (función de Gueburá) lo que Jesed le otorga pues con frecuencia suele ser más de lo necesario, por lo que se hace imperativa una edición constante del material. El libro adquiere gradualmente forma. La esencia, o Tiferet, comienza a verse. Tal vez sea una obra maestra, el destilado de experiencias recogidas en toda una vida, quizá es tan solo un libro de texto de tema económico, pero de cualquier manera tendrá su sello peculiar, su característica distintiva.  Así es como se puede distinguir un Tolstoi de un Hemingway. En Tiferet se centra la síntesis de forma y energía, y ésta es la razón de que esta Sefirá se conozca como Belleza.  Hasta aquí, a pesar de todo, en este punto el libro es apenas un esbozo, que existe más que nada en la cabeza del escritor.  Pero si no lo escribe en su totalidad, no pasará de ser otra de las grandes obras maestras que jamás se escribieron.  Netzaj o Eternidad será quien se ocupe de esta tarea. Las fuerzas vitales del cuerpo, controladas por Jod, y los procesos voluntarios, hacen que se deslice sobre el papel.  Netzaj conoce su trabajo instintivamente, mientras que Jod, gracias a su entrenamiento mental y sus reflejos físicos, estructura el conocimiento y el lenguaje en oraciones coherentes.
Yesod o el Fundamento amalgama todo lo que ha sucedido, organiza la operación en un estilo personal y lo refleja en el escrito, reteniendo así una imagen en la memoria que sirva como referencia. Maljut, es el cuerpo y el libro en sí, la manifestación física en el Mundo.  El Cielo ha tocado la Tierra.” [1]
Repite varias veces, consciente de lo que ves, escuchas y sientes: MALJUT
Repite varias veces, consciente de lo que ves, escuchas y sientes: SHEKINAH
Repite varias veces, consciente de lo que ves, escuchas y sientes: ADONAI HA ARETZ
Repite varias veces, consciente de lo que ves, escuchas y sientes: SANDALFON
Repite varias veces, consciente de lo que ves, escuchas y sientes: ESHIM
¿Qué significa la palabra REINO para ti?
¿Qué significa reinar para ti?
¿Qué significa la palabra materialización para ti?
¿Qué significa la palabra profecía para ti?
¿Qué profecías conoces o has vivido?
¿Cuáles son los atributos femeninos de Dios?
¿Cómo te relaciones con los cuatro elementos?
¿Cómo te relaciones con los elementales?
¿Cuál es tu oración favorita? ¿Por qué?
¿En qué santos crees?  ¿A cuál santo eres devoto/a?
¿Qué sabes de las leyes de la física?
¿Cómo se parecen la vida y la muerte?
¿Cómo se parecen morir y nacer?
¿Qué cosas terminan para ti hoy? ¿Qué cosas comienzan para ti hoy?
¿Qué sientes cuando es inminente el cambio?
¿Qué sientes cuando es inminente el final?
¿Qué sientes cuando es inminente el inicio?
¿Cómo ocurre la transición de un ciclo a otro?
¿Cuáles son los colores de la Tierra?
¿Qué sabes del número Diez?

 

Pilares del Árbol de la Vida

Maljut es la última Sefirá del Árbol de la Vida, la materialización de todos los inicios posibles.  En el centro, la base del Árbol de la Vida y visto como si las raíces estuvieran en Kéter, en Maljut se encuentran las ramas que se extienden y dan sus frutos.

Los Cuatro Mundos y la Espiral de Crecimiento Espiritual

Assiá, el mundo de la Acción, el mundo de la Fisicalidad.  Maljut es la única Sefirá en este mundo, la que contiene a todos los anteriores.

 

Nombres y características básicas de Maljut / Shekinah

El Reino
Templo de la consciencia más próxima a nosotros.  El recipiente de todos los otros niveles de consciencia.
Reconocemos la Divinidad que reside dentro de la materia física. Podemos contactar los seres dévicos o elementales. Poder para gobernar a otros con sabiduría
Shekinah – residencia, hogar de Dios.  La manifestación femenina de Dios en el Tabernáculo.  Según el Talmud: “Donde 10 se reúnen a rezar, allí reside Shekinah”. Atributos femeninos de Dios. 
Alegría, profecía y creatividad.

El Aspecto Divino – Nombre de Dios en Maljut / Shekinah

ADONAI HA ARETZ
El Señor de la Tierra, del Universo visible.    El reino del hombre, en donde se ejerce la influencia más directa sobre la materia y nuestra fisicalidad.

Arcángel de Maljut / Shekinah

Sandalfon
El Príncipe de la Oración.  Es quien lleva nuestras oraciones para que sean escuchadas.  Gobierna la diferenciación sexual en el embrión y tiene una participación importante en la formación física.  Se dice que caminó como hombre como el Profeta Elías.  La contraparte de Metatrón en la Tierra.


Ángeles de Maljut / Shekinah

Eshim.
Almas y Llamas de Fuego.  Están relacionados con los santos conocidos en la Tierra.


Planeta asociado a Maljut / Shekinah

La Tierra
La materialización. El ascendente, nuestro apariencia física. La Madre Tierra, Gaia, el reino de los elementos. La flora y la fauna.  Proveedora de alimentos.  La física. Según Jung, para saber qué está sucediendo en cuanto a nuestra evolución como seres humanos y nuestra espiritualidad, es importante estar al tanto de los descubrimientos científicos, especialmente los físicos.Por el hecho de que estamos inmersos en ella perdemos de vista lo que sucede dentro de ella.

Maljut / Shekinah y el Hombre

Cuerpo
Nuestro universo físico, pues representa el nivel más denso de energía. Aquí se manifiestan los cuatro elementos que componen nuestro cuerpo físico:
Tierra: minerales que componen nuestros huesos y músculos.
Agua: todos los fluidos y las mareas internas que se corresponden con las mareas externas.
Aire: el que inhalamos al nacer y exhalamos al morir, la respiración, los gases. “Se dice que en un estado espiritual despierto, el cuerpo puede extraer estos sutiles elementos dando así a otro nacimiento, el de la conciencia.”[2]
Fuego: Luz, calor, envoltura bioenergética, iluminación psicológica, campos eléctricos.

 

Concepción - en Descenso

Maljut/Shekinah rige nuestro cuerpo físico.  Respiración.  Primera separación de la madre. El nacimiento, que es finalmente similar a la muerte.

De Vuelta al Hogar - en Ascenso

Maljut/Shekinah representa el cuerpo del bebé. Acá se inicia el viaje de regreso.  Para trascender solo hay que nacer.

Colores de Maljut / Shekinah

De la Tierra: Oliva, Rosa, Citrino, Azul petróleo.
Todos los colores de la tierra, su flora, su fauna, los colores del ser humano, sus ojos, sus cabellos, su piel.

Numerología y Maljut / Shekinah

Diez – 10
La transición de un ciclo de experiencias a otro.  Ya el alma ha experimentado aquello que anhelaba en el ciclo anterior y ahora desea una nueva experiencia.  A pesar de que representa una nueva posibilidad, saber que se ha concluido exitosamente una obra, nos puede llevar a sentir nostalgia por el pasado y querer aferrarnos a él. La inestabilidad y la excitación ante el cambio que es inminente, volver a comenzar, el retorno al comienzo.  Si reducimos el número 10, tenemos 1+0 = 1, el inicio. El gran reto del número 10 es aceptar el nuevo desafío.  Cuando nos aferramos a aquello que ya terminó, corremos el riesgo de estancarnos y crear decadencia.


[1] El Rayo Luminoso, Tomado de “Árbol de la Vida – Una introducción a la Cábala” de Z’ev ben Simón Halevi

[2] (Árbol de la Vida – Una introducción a la Cábala por Z’ev ben Simón Halevi.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario