jueves, 8 de mayo de 2014

Alef

La primera letra del alfabeto hebreo.  Y como todas las letras hebreas, éstas tienen un significado.  En este caso, el buey.
Según Wikipedia:
Alef en el Arbol de la Vida
Entre Kéter y Jojmá
"La álef o alef (también aleph) es la primera letra del alfabeto hebreo. Equivale a la letra fenicia ʾalp (𐤀‏), al igual que letra griega alfa (A, α), la A del alfabeto latino y a su equivalente cirílico. El término álef significa «buey», por lo que seguramente la letra proviene de la letra egipcia hierática que representaba dicho animal (la cabeza con los dos cuernos)."
Cuando lo estudiamos en el Arbol de la Vida, esta letra se encuentra entre las sefirot Kéter (Corona) y Jojmá (Sabiduría) y está relacionada con la fe, con nuestra capacidad de confiar en algo más grande que nosotros.
¿Por qué el buey?
Cuenta la leyenda que hace mucho, mucho tiempo, éramos nómadas y no sabíamos sino luchar y escondernos para sobrevivir, casábamos y recogíamos para comer.  Cuando comenzamos a domesticar a los animales, comenzó también nuestra vida un poco más sedentaria, aprendimos a arar el campo, a cultivar, a sembrar y así el buey nos ayudó a tener una mejor vida, y además, a tener el tiempo necesario para darnos cuenta de que realmente existe algo superior a nosotros, algo o alguien (Dios) que hace posible la vida, por fin tuvimos tiempo para reflexionar, e incluso para registrar lo que nos sucedía.
Alef, por lo tanto, marca el inicio de la civilización.
Cuando tenemos a Alef en nuestro nombre, damos por sentada nuestra relación con Dios.  Cuando no, nos cuestionamos esa relación, nos preguntamos, ¿de verdad que exi
ste Dios?
Al reflexionar sobre Alef en nuestra vida, podemos reconocer la maravilla de la creación, la expresión sin duda de la Sabiduría Divina.
Elisabeth Tepper Kofod
08 de mayo de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario